En estas fechas tan señaladas debo hacer una confesión: me gusta comer. Así que pese a parecer un poco Grinch de la Navidad, las disfruto a mi manera.