Riga

Rate this post

Riga es la ciudad medieval más grande y cosmopolita de los países  bálticos y el hogar de más de un tercio de la población de Letonia. Se la conoce como la “París del este” por sus coquetos cafés junto a la desembocadura del río Daugava y su gran riqueza histórica, arquitectónica y cultural.

Llegamos a Riga con lluvia y con muchas ganas, ya que era uno de los destinos que esperábamos con ilusión. Lo primero que notamos al entrar es que era todo muy germano. Más tarde descubriríamos que la ciudad se fundó para que los alemanes comerciaran, así que la crearon a su imagen y semejanza.

En este mapa os dejamos los lugares más importante a la hora de visitar Riga para que os resulte mucho más fácil planificar vuestra ruta.

El río Daugava ha sido una ruta comercial desde la antigüedad, era parte de la ruta de navegación vikinga a Bizancio. Los primeros habitantes de Riga se ocuparon principalmente de la pesca, la ganadería y el comercio, más tarde sería la artesanía de hueso, madera, ámbar, y hierro.

plaza rigaRiga

Riga fue fundada en 1201 por un obispo alemán, como base desde la que proseguir las conquistas germánicas en la zona, que buscaban convertir al cristianismo a las tribus locales paganas. Los comerciantes alemanes comenzaron a visitar la ciudad, estableciéndose en un puesto avanzado cerca en 1158. Riga creció rápidamente como un importante centro comercial y sede de la Orden de Livonia. Cambió de manos en varias ocasiones aunque conservando una importante población alemana.

Se desarrolló industrialmente a finales del s.XIX y pasó a ser una de las ciudades más importantes de Rusia. Se convirtió en capital de la primera Letonia independiente en 1918 pero en la segunda guerra mundial terminó ocupada por nazis y soviéticos, sufrió graves daños por los bombardeos nazis. Durante la ocupación soviética, la ciudad sufrió una importante inmigración de rusos para tratar de diluir el sentimiento nacionalista letón. Riga volvió a ser de nuevo la capital de una Letonia independiente en 1991.

RigaCalles de Riga

Es una ciudad que se puede visitar en un solo día, aunque nosotras recomendamos mínimo dos, incluso tres si hace buen tiempo para poder disfrutarla sin prisa.

Se dice que una ciudad es más bonita y deja mejor recuerdo con sol y es cierto. Nosotras tuvimos muy mala suerte con esta visita, nos llovió todo el tiempo y casi no pudimos hacer fotos. Además tuvimos problemas con  el hotel que habíamos reservado y pese a que la ciudad es preciosa parece que el recuerdo deja mal sabor de boca. Sin duda tenemos que repetir para poder verla con otra perspectiva.

Como siempre, conocimos la ciudad a través de dos free tours. El primero bajo la lluvia y el frío por el barrio de Moscú nos decepcionó, quizás fue el mal tiempo que no nos permitía parar en algunos sitios pero nosotras esperábamos un recorrido por el art noveau y lo único interesante que vimos fue el mercado de Riga por dentro. El segundo fue en el barrio antiguo, al día siguiente, y este sí que nos gustó más.

Plaza Ratslaukums

Como hicimos en Vilnius, la plaza del ayuntamiento se convirtió en nuestro centro neurálgico empezando y terminando todos nuestros recorridos desde allí. Presidiendo el centro de la plaza está la estatua de Roland, sobrino de Carlomagno, convertida en símbolo de la justicia durante el período germánico.​ En la Plaza del Ayuntamiento también se encuentra el Museo de la Ocupación de Letonia.​

 

calle rigaPlaza del ayuntamiento al fondo

Casa de las cabezas negras  

En la misma plaza del ayuntamiento se encuentra este edificio de estilo flamenco, el original data del siglo XIV. Fue construido como sede del gremio de mercaderes alemanes solteros, llamados los Cabezas Negras. Se utilizaba como lugar de descanso para los mercaderes no casados que pasaban por Riga en viajes comerciales. Aquí se reunían los comerciantes más prestigiosos de la liga Hanseática.

La liga Hanseática fue una confederación comercial de ciudades portuarias germánicas fundada en el s. XI. Aunque en un principio esta unión era meramente comercial, en el s.XIV, la importancia de establecer un frente común y de defender las rutas comerciales hizo que el control sobre las ciudades de la Liga se hiciera más estricta. Inició una lenta decadencia en el s.XVI y terminó por desaparecer.

Actualmente en este edificio se encuentra la oficina de turismo de Riga.

old-city-riga-vecriga.jpgCasa de las cabezas negras (foto de Tripadvisor)

El primer día, entre los problemas con el hotel, aparcar el coche y la lluvia dimos una vuelta lo que nos quedaba de tarde para situarnos. No nos costó mucho decidirnos en un sitio para cenar, ya que de camino pasamos por delante de Rozengrals, un restaurante ambientado en la época medieval en la calle Rozena 1.  El establecimiento cuida hasta el más pequeño detalle, su mayor encanto es cenar a la luz de las velas con música de juglaresen directo. Es caro pero no está mal darse un capricho de vez en cuando, totalmente recomendable.

Riga RestauranteRestaurante medieval Rozengrals

Mercado central

El segundo día lo comenzamos, tras un desayuno rápido, visitando el mercado central. Nuestra idea era visitarlo rápidamente para estar a las 12.00 en la Iglesia de San Pedro, desde donde saldría el free tour sobre el barrio antiguo. 

El mercado central es uno de los mercados más antiguos y más grande de Europa. Está  situado en el interior de cinco grandes hangares que fueron utilizados para albergar zepelines por las fuerzas del ejército alemán durante la Primera Guerra Mundial. Está incluido, junto al casco antiguo de Riga, en la lista Patrimonio Mundial de la Humanidad por la Unesco.

Permite hacerse una idea de la gastronomía letona sobre todo por la gran variedad de productos lácteos, cárnicos y pescados ahumados.

mercado rigaProductos en el mercado central de Riga

El free tour resultó ser un recorrido por el barrio de Moscú al otro lado del río, el guía por el mal tiempo (o al menos eso le entendimos) había decidido cambiar el recorrido y dejar el barrio antiguo para los turistas encorsetados, él nos llevaría a ver el Riga auténtico y que merece la pena conocer. Al comienzo de la visita no llovía y lo pintó tan bien que decidimos quedarnos, craso error. Al poco de empezar empezó a llover a mares y pillamos la mojadura del siglo sin ver nada reseñable. Lo que nos contó durante el recorrido bien podía haberlo dicho tomando un café bajo techo y aún recorriendo a pie bajo la lluvia la zona de art-noveau de la ciudad, no nos mostró nada. Otra desilusión más en Riga y la pingadura del siglo, tuvimos que escurrir la ropa en la ducha y comprar calzado nuevo, el nuestro no secó hasta la vuelta a España.

Mercado RigaMercado central de Riga

Iglesia ortodoxa de Riga

Debido a las diferentes invasiones que sufrió la ciudad y el país, esta templo bizantino pasó de ortodoxa a luterana durante la Primera Guerra Mundial, después dejó su función religiosa para ser un planetario y un restaurante (durante la invasión rusa).Con la caída de los soviéticos, volvió a desempeñar la función principal como catedral ortodoxa.

Es la iglesia ortodoxa rusa más grande del Báltico, y no deja de sorprender a todo aquel que la visita ya sea por su llamativo y ostentoso exterior como por su colorido interior.

El elemento arquitectónico de las cúpulas se heredó del Imperio bizantino, adquiriendo un simbolismo particular: la cúpula coronada con la cruz simboliza la conexión entre la tierra y los cielos. El número de cúpulas de una iglesia también tiene también un simbolismo especial. Una cúpula simboliza a Cristo; dos representan las dos naturalezas del Hijo de Dios; tres, la Santísima Trinidad; cinco, Cristo con los cuatro evangelistas; siete, los siete sacramentos; nueve, la jerarquía celestial; y trece, Cristo con los doce apóstoles. Hay que ir contando cúpulas para interpretar el significado

latvia-912349_1280.jpgIglesia ortodoxa de Riga

Edificio academia de las ciencias

​Este imponente edificio soviético de estilo Stalinista se encuentra a las afueras del casco histórico, muy cerca del Mercado Central. Fue el primer rascacielos de Riga conocido como “el pastel de cumpleaños de Stalin” y se completó en 1956. Es muy similar al edificio del Palacio de la Cultura y la Ciencia de Varsovia.

En la plata 17 hay una terraza abierta al público que nos ofrece otras espectaculares vistas de la ciudad.​

Pasamos el resto del día intentando encontrar algo de ropa y calzado para cambiarnos, comprobando la poca hospitalidad letona y cuestionándonos si la ciudad que tanto ansiábamos ver, merecía en realidad la pena o todo era fruto de nuestra imaginación. Llegamos al hotel a cambiarnos y debido al mal tiempo y al frío que habíamos pasado decidimos quedarnos allí, teníamos reservado una sesión de jacuzzi y sauna en el hotel, que nunca llegó a ocurrir. Nos trolearon por segunda vez, así que decidí poner una queja en Tripadvisor y me encabroné sin remedio en la segunda mala experiencia del viaje. Riga no hacía más que empeorar por momentos y el hotel donde nos alojamos el Rixwell Old Riga (único alojamiento de precio más o menos asequible a la hora de reservar) fue el sitio con el peor trato en el que estuve en toda mi vida, una pena, no se lo recomendaría ni a mi peor enemigo.

Monumento a la libertad

Decidimos hacer borrón y cuenta nuevo, en nuestro segundo día completo en Riga el tiempo se había calmado y parece que nos iba a dejar darle una segunda, o tercera, oportunidad a la ciudad. Tras desayunar en el hotel (teníamos el desayuno incluido) pusimos rumbo a nuestra segunda visita guiada a las 11:00, esta vez sí, por el barrio antiguo de la ciudad.

Salió bien y cumplió nuestras expectativas, pudimos conocer la parte antigua y aprender un poco más sobre la cultura letona.

Durante el recorrido pasamos por el monumento a la libertad, se levantó en el año 1935, como símbolo nacional en homenaje a los soldados caídos durante la guerra de independencia de Letonia. Se construyó gracias a las donaciones de los ciudadanos,

El monumento está coronado por una figura femenina conocida como ‘Milda’ que representa la libertad y entre sus brazos alzados, sostiene 3 estrellas doradas que simbolizan las 3 regiones de Letonia, Kuerzeme, Vidzeme y Latgale, y con ello, la unidad del país. Sus esculturas representan distintos momentos de la historia del país. En su cara principal hay una inscripción en la que dice “Por la patria y la Libertad”.

Monumento_a_la_Libertad,_Riga,_Letonia,_2012-08-07,_DD_04.jpgMonumento a la libertad (Foto de Wikipedia)

Torre de la pólvora

Fue construida en 1330 y es una de las que antes formaban parte de las fortificaciones de la ciudad. Reconstruida en varias ocasiones, el aspecto actual data de s. XVII. En su interior se encuentra el Museo de la Guerra, de entrada gratuita, en el cual se da un repaso a toda la historia bélica de Letonia. Su nombre hace referencia a que esta torre se utilizó como almacén de pólvora, aunque en la Edad Media se utilizó como mirador de la muralla de la ciudad, sala de armas, cárcel e incluso de cámara de tortura. 

Todavía hoy se puede ver en esta torre las balas de cañón que fueron disparadas durante los ataques que sufrió.

old-city-riga-vecriga (1).jpgTorre de la pólvora (Foto de Tripadvisor)

La puerta sueca

Es la única que se conserva de las 8 puertas que poseía la muralla defensiva que rodeaba la ciudad, se mantiene en pie desde el siglo XVII. Se construyó cuando Riga estaba bajo el dominio de los suecos y servía para conectar las casas y los cuarteles que había a las afueras de la muralla. Es una de las entradas que dan acceso a la ciudad vieja desde el Cuartel de Jacobo y según cuenta la leyenda, cruzarla da buena suerte.

El apartamento que hay sobre la puerta se dice que perteneció al verdugo de la ciudad, que ponía una rosa roja en la ventana los días que tenía que cortar la cabeza de algún preso.

Si se atraviesa la Puerta Sueca se llaga a Torna iela, donde quedan algunos restos de la muralla medieval. Frente a la muralla se hallan los barracones de Jacobo, el edificio más largo de la ciudad vieja. Estos edificios fueron construidos para albergar las tropas que defendían la ciudad.

puerta sueca.jpgPuerta Sueca (foto de Wikipedia)

Los tres hermanos

Son quizá uno de los emblemas de la ciudad, se encuentran en la calle Mazā Pils. Corresponden al conjunto residencial más antiguo de la ciudad. Tres casas contiguas construidas en tres estilos arquitectónicos distintos. Según cuenta la historia, las tres casas fueron construidas por tres hombres de la misma familia en diferentes épocas. Antiguamente era muy común que familiares o personas del mismo gremio vivieran en la misma calle y aquí fue donde vivían y trabajaban los horneros, hecho que se ve reflejado con un detalle de espigas de trigo en la puerta.

La fachada blanca (el número 17) es del siglo XV, la más antigua de todas y el único edificio medieval de la ciudad que se conserva en su aspecto original tal y como se construyó. La casa amarilla (el número 19), es del año 1646, alberga el Museo de Arquitectura de Riga. La más pequeña de todas, la verde (el número 21) es la última que se levantó, ya a mitad del siglo XVIII.

tres-hermanos.jpgLos Tres Hermanos (Foto de TurismoRiga)

Iglesia de San Jacobo

Esta iglesia de estilo gótico se encuentra muy cerca de la casa de los Tres Hermanos. Construida en el siglo XIII como lugar de culto, es una de las más antiguas de Riga. En el siglo XVII pertenecía a los suecos y no fue hasta el año 1922 que se entregó a la parroquia católica. Una de las características que más llama la atención, además de su torre cuadrada, es que la campana de la iglesia está colgada fuera del campanario y no dentro como suele ser lo habitual. Sólo se puede ver el soporte de donde colgaba la campana, ya que según cuenta la leyenda, ésta fue retirada por el descontento de los vecinos. Cuenta la leyenda (machista) que la campana sonaba sola cada vez que pasaba una mujer infiel. Actualmente es la sede del arzobispo católico de Riga.

Castillo de Riga

Construido en la Edad Media a orillas del río Daugava, esta fortaleza del año 1330 tenía la función de proteger la ciudad. Durante varios sirvió como defensa de la Orden de Livonia. Fue reformado en varias ocasiones hasta que los suecos lo destruyeron en 1641 en la Guerra del Norte. Volvió a ser reconstruido de nuevo para establecer la que actualmente es la residencia presidencial de Letonia. Lo único que se mantiene intacto del antiguo castillo es su torre fortificada. El interior del castillo también acoge varios museos, uno de ellos el Museo Nacional de Historia de Letonia.

Iglesia de San Pedro

Punto de encuentro para todos los Free Tour de Riga. Fue el principal edificio sacro de Riga y uno de los más antiguos de la época Medieval en los Países Bálticos. Su construcción se empezó en el 1209, pero ha ido sufriendo cambios a lo largo de su historia. Primero se construyó en madera, lo que significó que la iglesia tenía la torre de madera de estilo barroco más alta del mundo en aquel tiempo. En 1941 fue destruida durante la Segunda Guerra Mundial y la volvieron a reconstruir en 1971. La torre actual es una réplica de acero que tiene una altura de 123 metros.

Existe una tradición sobre la construcción de la torre, una vez terminada la obra se lanza un vaso que se rompe en cristales, tantos como años durara en pie. Dicen que es verídico ya que en una de las últimas obras, el vaso no se rompió más que en cuatro trozos, tantos como años duró la torre en pie derribada parcialmente por una fuerte tormental.

Catedral de Riga

El obispo alemán Albert de Buxhoeveden, poco después de fundar Riga, mandó construir esta famosa catedral de ladrillo rojo en el año 1211, y él mismo fue quien ejerció como primer obispo de la ciudad.

En su interior hay una recargada decoración, pero lo que más llama la atención es su histórico órgano del siglo XIX con 6768 tubos, uno de los más valiosos del mundo. La Catedral de Riga, además de ser la más grande de toda la región Báltica, se ha convertido en un centro de culto para los cristianos y es uno de los monumentos más queridos de Letonia. Las columnas de este edificio que mezcla los estilos románico, gótico y barroco.

Plaza Livu

Esta plaza cuenta con varias cervecerías con terrazas al aire libre. En ella se encuentra el Pequeño y el Gran Gremio, ambos creados en el s.XIV.

El Pequeño Gremio era el lugar de reunión de los artesanos de la ciudad, el Gran Gremio tenía como socios a los comerciantes. Durante siglos fueron el centro económico de Riga y sus integrantes eran principalmente alemanes. Hoy en día el Gran Gremio es la sede de la Orquesta Sinfónica de Letonia y en el Pequeño se realizan conferencias.

Más allá del Gran Gremio se encuentra la Casa del Gato, llamada así por los gatos que se encuentran en su tejado. Hace mucho, mucho tiempo un comerciante pidió ser admitido en el Gran Gremio, pero su solicitud fue rechazada por no ser alemán. Como símbolo de protesta, el comerciante compró el edificio cercano al Gran Gremio y ordenó poner dos gatos en su tejado apuntando con sus colas al Gran Gremio. El asunto dio tanto que hablar que después de duras negociaciones fue admitido en el Gran Gremio y accedió a girar los gatos.

la-casa-de-los-gatos.jpg
Casa del gato (Foto de Universia)

Tras una satisfactoria visita, decidimos comer algo rápido y dejar Riga ahora que teníamos buen sabor de boca. Nos fuimos bastante tristes y con la firme promesa de volver en algún momento, ya que la ciudad en sí nos había encantado pero por las circunstancias y el mal tiempo se nos había desvirtuado un poco su imagen.

Pusimos rumbo a Šiauliai después de comer con la determinación de que el tiempo no nos iba a arruinar lo que quedaba de viaje, y lo conseguimos 🙂

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CommentLuv badge

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Translate »