Rías Altas gallegas

Rate this post

Las Rías Altas repartidas entre las provincias de A Coruña y Lugo, despliegan su esplendor a través de cabos abruptos, acantilados, playas y pueblos marineros donde reponer fuerzas con marisco y pulpo a feira. Durante un fin de semana recorrimos los lugares más emblemáticos de esta costa de piratas. Con centro base en una bonita casa rural en Penaquente, empezamos nuestra ruta en Cedeira.

Cedeira es un bonito pueblo pesquero cuyo nombre proviene del latín cetaira, muy apropiado para la zona con más marisco por metro cuadrado de España. Como toma de contacto se debe dar un paseo por el dique que conduce a la lonja de los Peinaos para continuar recorriendo sus calles empinadas. Según la leyenda, esta villa fue fundada por el conde de Lanzarote que desde la Bretaña francesa vino a parar a estas costas, tras cometer deslealtad al rey Arturo. En este pueblo destaca la iglesia Nosa Señora Do Mar y las casas con balcones y galerías blancas tan típicas de la zona. Calamares y percebes son las recomendaciones culinarias.

CedeiraCedeira

Continuando el recorrido por la sierra de A Capelada, nos encontramos con la Garita de Herbeira y San Andre de Teixido. Sorprende en el recorrido la cantidad de caballos salvajes, acostumbrados a trotar a su antojo hay que tener cuidado con el coche.

Los acantilados de Herbeira, son los acantilados con mayor cota sobre el nivel del mar de Europa, con 613 metros de altura. En el punto más elevado y justo al borde del acantilado se levanta la garita de Herbeira, una antigua construcción de piedra con techo abovedado de unos 15 m², levantada originalmente en el siglo XVIII. La garita actual es de 1805 y formaba parte de una serie de puestos de vigilancia costera y marítima a lo largo de toda la costa. Este tipo de construcción se repite a lo largo de todo el recorrido por los acantilados de las Rías Altas.

Acantilados HerbeiraAcantilados Herbeira

El viento también es una constante en estas alturas, aprovechado por decenas de molinos eólicos que ponen una nota discordante en el paisaje.

Molinos de vientoMolinos de viento

Santo André de Teixido tiene 49 habitantes (29 hombres y 20 mujeres). Nosotras tuvimos la suerte de pillarlo en fiestas, lo que provocó un aumento de población y ánimo por metro cuadrado bastante considerable.

Su mayor atractivo es la Iglesia de estilo gótico-barroco de los siglos XVI y XVIII. Este santuario es un punto de peregrinación muy famoso. Cuenta la leyenda que una noche de tormenta el apóstol Andrés encalló su barca en los acantilados vecinos al cabo Ortegal y que, en compensación por no haberlo protegido del naufragio, Dios le concedió la creación de un santuario que llevaría su nombre. Debido a lo recóndito del lugar, casi nadie iba a visitarlo por lo que Dios volvió a prometerle que todo el mundo le visitaría al menos una vez en la vida y que si no lo hacían en vida lo harían de después de muerto. Dicen los lugareños que hay que prestar mucha atención a las lagartijas y otros bichejos que anda por allí, ya que se trata de los espíritus de aquellos que en vida no fueron a visitarlo, «vai de morto quen non foi de vivo».

San André de TeixidoSan André de Teixido

La aldea también está vinculada a la mitología gallega, según la cual por allí siempre vaga al anochecer la Santa Compaña y su procesión de ánimas en pena.

El recuerdo típico de este pueblo es el “sanandresiño”, figura de miga de pan con diferentes formas y pintadas de colores que sirven para pedirles al santo diferentes deseos:

  • El Santo: Por la buena salud y la amistad.
  • La Flor: O Hierba de enamorar, símbolo del amor.
  • La Mano: Suerte en los estudios.
  • El Pez: Para que nunca falte el alimento.
  • La Escalera: Para mejorar en el trabajo y los negocios.
  • La Barca: para que los viajes lleguen siempre a buen puerto.
  • La Corona de San Andrés: Protección.
  • La Paloma: Símbolo de la Paz.

Dice la tradición que en la fuente de los tres caños, la fuente del santo, se consultaba si San Andrés concedería o no lo que se le pedía. El ritual consiste en pedirle un deseo al santo dentro del santuario, comprar la figurita de miga que tenga relación con el deseo pedido, bajar a la fuente y beber agua de los tres caños (cuidado que no es potable), después se tira la miga de pan con la forma del deseo. Si flota se cumple y si se hunde vivirás en los abismos de la desesperación hasta que otro santo se apiade de ti.

Por si acaso el peregrino tiene mala suerte con la miga, actualmente se ha modificado la tradición añadiendo una nueva oportunidad. Si te refrescas en la fuente y te secas con un papel, debes poner ese papel a secar colgado de una valla colindante, con eso se dice no fallas. Este tipo de desquiciamento del peregrino por conseguir sus deseos, provoca paisajes bastante tristes. Solo falta poner una administración de lotería cerca y probar suerte.

Continuando la ruta, el Cabo Ortegal divide el mar del océano, dónde empieza uno y acaba otro nunca lo sabremos. De frente al faro se encuentran los tres aguillóns, tres peñascos afilados, donde los percebeiros arriesgan sus vidas. En él se encuentran  las rocas más antiguas de la península ibérica y las cuartas más antiguas del mundo.

Terminamos el día en el pueblo de Cariño, cuyo sustento es el mar y donde no hay nada que ver o que hacer salvo dar un paseo y tomar algo en una de sus terrazas.

En el segundo día por tierras gallegas empezamos el día visitando Ortigueira. Este pueblo es conocido por su festival de música folk. Desde 1978 se celebra allí, el segundo fin de semana del mes de julio, el Festival Internacional del Mundo Celta. Actualmente se llama Festival de Ortigueira y está declarado Fiesta de interés Turístico Internacional desde el año 2005. Fuera de estas fechas el lugar es un pueblo tranquilo sin mucha actividad, cuya ría crea un estuario declarado Espacio Natural.

OrtigueiraOrtigueira

Continuamos camino por Espasante, un pequeño pueblo pesquero y tranquilo en la ría de Ortigueira. Como curiosidad en este pueblo hay una escultura de un cerdo, en homenaje a un cerdo que vive en libertad en las calles del pueblo. Los vecinos lo ceban con mimo durante todo el año, hasta el 13 de junio, festividad de San Antonio de Espasante, momento en que es sacrificado.

En ruta por los paisajes gallegos nos damos cuenta que el eucalipto lo ha invadido todo, el bosque autóctono ha desaparecido debido al monocultivo del eucalipto, una pena.

Parada obligatoria en todas las guías son los acantilados de Loiba, muy bonitos pero menos impresionantes que los de Herbeira. Como reclamo turístico allí se encuentra el banco más bonito del mundo. En 2009 un vecino del lugar decidió colocar por su cuenta y riesgo un banco de madera al borde del acantilado. Durante el Festival de Ortigueira de 2010 un grupo de músicos visitaron el lugar y escribieron la frase “The best bank of the world” (desde entonces se copia y se pega cada vez que se restaura el banco). Para agrandar la leyenda y aumentar el marketing, un fotógrafo obtuvo una mención especial con una foto nocturna desde ese banco en 2015 dentro de un concurso organizado por la UNESCO para reivindicar los cielos nocturnos libres de contaminación lumínica. Ahora hay un chiringuito con cerveza y mejillones y es una visita obligada para rellenar espacio en Instagram y Facebook.

Acantilados LoibaAcantilados Loiba

Banco mas bonito del mundoSupuesto banco más bonito del mundo

Nuestra última visita paisajistica fue Estaca de bares el punto más septentrional de la Península Ibérica. Visualmente no es un enclave bonito como los anteriores. Aquí se encuentra unas instalaciones militares abandonadas que le quitan encanto a la naturaleza. Parece ser que estas instalaciones fueron de los Guardacostas de los Estados Unidos. El punto más al norte de España era una base LORAN (LOng RAnge Navigation) que operaba en conjunto con el gobierno británico y el gobierno francés. En 1978, tras la finalización de las operaciones LORAN, los guardacostas de la fuerza aérea de los EEUU asumió el control de la base. La base funcionó como una estación de comunicaciones hasta 1991. Hoy en día  es uno de los mejores puntos de observación de aves de Europa. Si se es lo bastante atrevido, existe un camino permite llegar a pie casi casi hasta la última piedra que forma el cabo.

Dejamos la provincia de La Coruña para adentrarnos en Lugo y comer en nuestra última parada del viaje Viveiro. La entrada en el casco antiguo ha de hacerse por la Puerta de Carlos V, que aunque era medieval en origen, hoy es un bello arco renacentista dedicado al emperador. En la parte posterior de la puerta se encuentra la imagen de San Roque, patrón de los viveirenses desde que les librara de la peste bubónica. Esta puerta constituye el monumento más conocido de Viveiro, pero tristemente se encuentra a los pies del paseo marítimo y del puente que cruza la ría, lo que repercute en verano en un intenso tráfico rodado que no permite apreciarla con tranquilidad.

ViveiroViveiro

Galicia está llena de leyendas, misterios y paisajes bonitos. Las rías altas nos dejan en la memoria multitud de hermosos paisajes y el buen sabor de boca de buen pulpo y buen marisco.

Tags:

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CommentLuv badge

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Translate »