Istmo de Curtlandia y Klaipeda

Rate this post

Klaipeda y el istmo de Curtlandia fueron nuestras últimas parada en nuestro periplo por LituaniaCurtlandia es una franja de tierra extremadamente delgada, esconde dentro un paraíso en forma de Parque Nacional que forma parte del Patrimonio de la Humanidad. Es de visita obligada si se viaja por Lituania, para mi fue uno de los lugares más bonitos y más recomendables. De los 98 km totales del istmo 52 pertenecen a Lituania mientras que el resto pertenece a Rusia. Tiene un carril bici de más de 55 km que me hubiese encantado explorar si el tiempo y la climatología lo hubiesen permitido.

Itsmo de CurtlandiaIstmo de Curtlandia

¿Qué es un istmo?  el istmo es una franja de tierra muy estrecha que conecta con tierra por un sólo punto.

La ciudad principal del itsmo de Curtlandia es Nida, capital del Municipio de Neringa. Thomas Mann, premio nobel de literatura pasó sus veranos ahí. Hizo construir una casa de verano a la que bautizó con el nombre de Onkel Toms Hütte (la cabaña del tío Tom) sobre el Schwiegermutterberg (el monte Suegra). En Nida veraneó durante tres años y fue donde escribió partes de una de sus obras más famosas, la tetralogía de José y sus hermanos. En el 1933, justo después de la llegada de Hitler al poder, Thomas Mann salió de Alemania para instalarse finalmente en Suiza y nunca más volvió a Nida.

El municipio de Neringa y su capital Nida son zonas costeras con una amplia zona de playas, situadas en una pequeña franja de terreno cercano al enclave ruso de Kaliningrado. Con poco más de 1.600 residentes fijos, el itsmo recibe a 50.000 turistas a lo largo del verano para disfrutar de sus playas y sus dunas. Visitar este lugar en el mes de Septiembre nos permitió evitar aglomeraciones pero por culpa del mal tiempo que tuvimos también nos impidió disfrutar de sus encantos a pleno rendimiento, me hubiese encantado bañarme en el mar Báltico.

Los lugares más emblemáticos para visitar dentro del istmo son la Colina de las Brujas, las dunas de Nagliu y Nida y sus playas.

Transporte 

El Istmo de Curlandia se encuentra a 5 minutos en ferry de Klaipeda pero hay que fijarse en qué ferry se necesita, ya que hay dos diferentes. El ferry viejo se encarga de los peatones y bicicletas y el ferry nuevo de los coches. Nosotras fuimos en coche así que cogimos el ferry nuevo que está más al sur, en Nemuno g. 8.

El precio del Ferry Klaipeda-Istmo ida y vuelta para dos personas + coche fueron 11,85€ 

Además de pagar el ferry, una vez en el istmo en dirección a Nida hay que pagar la entrada a al Parque Nacional, se paga por coche y nosotras por ser temporada baja pagamos 5€ sino la entrada nos hubiese costado 20€ 

Raganų Kalnas o la Colina de las brujas

Una vez en el istmo y en dirección a Nida, por la única carretera que hay, nuestra primera parada fue la Colina de las brujas.  Hay un sendero que recorre la colina en el que se encuentran más de 80 esculturas talladas en madera de roble. Las esculturas están creadas por numerosos artistas Lituanos y todas ellas cuentan historias, fábulas o leyendas.

Colina de las BrujasColina de las brujas

El paseo comienza en la luz, un camino amplio repleto de esculturas humanas, hasta que el camino va haciendo que el visitante se adentre en el infierno y lo rodeen demonios y dragones. La visita es gratuita, únicamente hay que pagar el aparcamiento en zona azul del coche. Es un paseo muy fácil de hacer que dura alrededor de 1h.

Naglių gamtos rezervatas o Reserva Natural de Nagliu

Entre la colina de las brujas y Nida, se encuentra la Reserva Natural de Nagliu. Siguiendo un camino del que está prohibido salirse, al ser una reserva natural, se pueden visitar las dunas de Nagliu un lugar precioso que emana paz y tranquilidad.

Dunas de NagliuDunas de Nagliu

Klaipeda

Klaipeda, es la tercera ciudad del país, con algo más de 190.000 habitantes y un puerto que se enorgullece de ser el único grande de los Países Bálticos que no se hiela durante el invierno. Es el principal punto de entrada de mercancías al país por mar y pretende convertirse en el puerto de referencia de todos los Países Bálticos.

KlaipedaZona de restaurantes Klaipedia

En Klaipeda conviene destacar la Ciudad Vieja, con casas construidas principalmente en los siglos XVIII y XIX, que tienen como característica principal una estructura de madera recubierta con piedra. A más de uno, las casas más antiguas –de mediados del XVIII- les recordarán las de los cuentos de los hermanos Grimm. El influjo alemán es indiscutible.

KlaipedaPlaza del Teatro, centro de Klaipedia

La Plaza del Teatro es el punto de encuentro de la ciudad y desde allí se puede comenzar un paseo por la Ciudad Vieja para ver el buque “Meridiana”, atracado en el río Dane, que a día de hoy es uno de los principales restaurantes de la ciudad y  fue la Escuela Naval para cientos de marineros de Lituania.

MeridianaMeridiana

La lluvia puede ensombrecer la imagen de una ciudad, pero cuando no hay nada que ofrecer y la ciudad se limita a una plaza y a pintadas en el suelo donde supuestamente estuvieron sus castillos hace años, se te cae el alma a los pies. Que no os engañen las fotos, muestran lo único bonito que tiene que había en Klaipeda.

Llegamos a la hora de comer con la ilusión de patinar sobre hielo, así que buscamos el centro comercial Akrópolis y pasamos unas horas geniales resguardadas del frío patinando y viendo una clase de patinaje artístico mientras comíamos. Quisimos apurar el tiempo para poder visitar la ciudad y llegar a tiempo a la oficina de turismo, pero no hubiese pasado nada si hubiésemos estado en el centro comercial hasta la hora del cierre. Bajo nuestro punto de vista Klaipeda es una ciudad que está demasiado promocionada para lo que tiene que ofrecer.Desde el punto de vista turístico es el punto de enlace para visitar el istmo de Curtlandia que es altamente recomendable. Para la vista del istmo destinamos un día entero, a mi me hubiese gustado poder alargar la visita por lo menos dos días más (si hubiese hecho buen tiempo) para así poder disfrutar de algún paseo en bici y el paisaje que tiene que ofrecer.

Tristes porque se nos acababa el viaje, tras dos noches en Klaipeda pusimos rumbo a Vilnius para nuestra última noche y últimas 24h en Lituania, un país que merece la pena conocer aunque sea una vez en la vida.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CommentLuv badge

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Translate »