Guía: 12 días por Lituania y Letonia

Rate this post

En Septiembre las Lus hacen las maletas y ponen rumbo a Lituania y a Letonia, nuestro viaje en L. Doce días en los países bálticos dan para mucho y como no es lo mismo contarlo que vivirlo, os proponemos que nos acompañéis por nuestro viaje entre Lituania y Letonia a modo de guía, para que os hagáis una idea y participéis de las aventuras y desventuras de las Lus. Aquí os ofrecemos la guía de los 12 días por Lituania y Letonia de las Lus.


Empezamos y acabamos en Vilnius, donde alquilamos un coche para movernos por los demás lugares. La idea era visitar las principales ciudades y algún que otro pueblo con encanto. Esto es sólo una guía del día a día, más adelante habrá más posts sobre cada lugar.

RUTA VIAJE EN L (13-24 Septiembre)

  1. Vilnius
  2. Vilnius
  3. Vilnius – Kaunas
  4. Kaunas -Sigulda
  5. Sigulda- Castillo Turaida  –  Riga
  6. Riga
  7. Riga – Šiauliai
  8. Šiauliai – Colina de las cruces – Palanga
  9. Palanga-  Klaipeda
  10. Klaipeda
  11. Klaipeda – Castillo Trakai – Vilnius
  12. Vilnius

Mapa.jpg

1. Vilnius

Nuestro viaje comienza en un Alsa nocturno camino de Madrid. El vuelo de Ryanair sale a las 7.15 y llegamos a Vilnius a las 12.15 hora local (+1). Preguntamos en el punto de información del aeropuerto donde se cogía el bus a la estación de tren y por dos euros pusimos rumbo a la primera aventura. Quien me iba a decir a mi que en esa plaza de la estación de tren protagonizaría mi peor historia de poligonera un par de días más tarde, pero esta es otra historia que será contada a su debido tiempo. 

EstacionTren.jpgEstación de tren de Vilnius

En la plaza de la estación de tren cogimos un trollebus (autobús de tracción eléctrica que funciona sin raíles) y en nada llegamos al hotel, en la calle Vilniaus Gatve.

TrolleBusTrolle Bus Vilnius

Una vez acomodadas salimos a buscar hambrientas y desesperadas un lugar donde llenar el buche. Llenar el buche quiere decir: quiero comer aquí, ahora y ya. Continuamos por la calle de nuestro hotel, hasta que encontramos un Hesburger (el McDonals finés) y ahí nos quedamos comiendo un menú completo por 3,95.
El resto del día lo dedicamos a visitar los principales lugares de interés de la ciudad.

Calle de VilniusCalles empedradas Vilnius

2. Vilnius

Segundo día recorriendo las calles empedradas de esta ciudad barroca, esta vez mediante un free tour que comenzamos a las 12:00 en el Ayuntamiento, Vilniaus Rotušė. Gracias al tour empezamos a comprender un poco mejor el país donde nos encontrábamos, su cultura y su historia.

Ayuntamiento VilniusAyuntamiento de Vilnius

3. Vilnius – Kaunas

Tras visitar la torre de Gediminas y un último paseo por Vilnius pusimos rumbo a la estación de tren, punto de recogida del coche de alquiler. Después de mucho buscar descubrimos que Green Motion no tenía sede física en la estación, hecho del que nadie nos había avisado. Ahí se produjo nuestro primer mal momento del viaje.
Una vez con coche nos pusimos rumbo a Kaunas y descubrimos por primera vez la monotonía de la conducción en Lituania, un país donde no existen las montañas.

Carretera LituaniaLlanuras Lituania

Llegamos a Kaunas con el tiempo suficiente para recorrerla casi entera a pie en una
tarde.

Calle KaunasCalle Principal de Kaunas

4. Kaunas -Sigulda

Tras un paseo por la parte de la ciudad que nos quedaba por ver y una pequeña visita al Akropolis, nuestro primer centro comercial con pista de hielo pusimos rumbo a Sigulda. Llegamos ya a oscuras y con gana de descansar, así que tras buscar algo que estuviese abierto un sábado por la noche, encontramos únicamente un Cili Pizza, que cerraba a las 22:00 en un centro comercial cercano. Llegamos a las 21:45 y con hambre así que pedimos lo primero que vimos, resultó ser una pizza de 50cm de diámetro difícilmente transportable hasta el coche.

Akropolis KaunasCentro comercial Akropolis Kaunas

5. Sigulda- Castillo Turaida  –  Riga

Dedicamos la mañana a visitar el castillo medieval de Sigulda, el castillo de Turaida y la cueva de Gutmana. Tuvimos la oportunidad de cumplir uno de los sueños de la otra Lu, montar en bobsleigh y con la sonrisa puesta pusimos rumbo a Riga, donde tendríamos nuestra segunda mala experiencia.
Una vez hecho el check-in en el hotel, aparcamos nuestro coche en un aparcamiento al aire libre a razón de 15 euros por día. El parking a cinco minutos del hotel fue nuestra mejor opción, aunque estoy segura que si nos hubiésemos informado más habríamos encontrado algo más económico.

Castillo SiguldaCastillo medieval Sigulda

6. Riga

Pese a la lluvia y el mal tiempo, plantamos cara a  las inclemencias meteorológicas para realizar a las 12:00 un free tour por la ciudad. El tour resultó ser un paseo alternativo por el barrio de Moscú que prometía llevarnos a visitar los edificios más emblemáticos del art-noveau de la ciudad. Nada más lejos de la realidad, tras pasar dos horas bajo la lluvia no vimos nada más que el mercado central y la información que nos dieron podía haberla contado bajo techo al calor de una taza de té.
El resto del día lo pasamos completamente empapadas y visitando la ciudad bajo las inclemencias meteorológicas.

calle RigaCalle de Riga

7. Riga –  Šiauliai

Pese al mal sabor de boca que nos estaba dejando la ciudad debido al mal tiempo, la mala suerte en el hotel y el tour del día anterior, decidimos darle otra oportunidad y a las 11:00 hicimos otro free Tour, esta vez sin lluvia y por el barrio viejo por lo que pudimos recobrar un poco la ilusión por la ciudad. Después de comer pusimos rumbo a Šiauliai, donde llegamos a tiempo de dar un paseo por el centro.

8. Šiauliai – Colina de las cruces – Palanga

Tras dar un paseo por las inmediaciones del lago Talsa, pusimos rumbo a la colina de las cruces y a Palanga, donde descubrimos un pequeño Salou lituano fuera de temporada.

Lago TalkaLago Talsa

9. Palanga –  Klaipeda

Tras un paseo mañanero por la playa de Palanga pusimos rumbo a Klaipeda para descubrir que aunque solo las separan 25km el tiempo puede pasar de un día soleado al diluvio universal.

Como el tiempo no acompañaba y todavía era temprano para entrar en el hotel decidimos ir a buscar una pista de patinaje sobre hielo en el centro comercial Akropolis donde pasamos unas cuantas horas entre patinar, comer y ver una clase de patinaje artístico. Una vez instaladas en el hotel, nos acercamos a la oficina de turismo a buscar información sobre el istmo de Curtlandia y consejos para visitar la ciudad. 

KlaipedaZona de restaurantes Klaipedia

La lluvia te puede ensombrecer la imagen de una ciudad pero cuando no hay nada que ofrecer y la ciudad se limita a una plaza y a pintadas en el suelo donde supuestamente estuvieron sus castillos hace años, se te cae el alma a los pies.

10. Klaipeda – Itsmo de Curtlandia

Para mi el Itsmo fue una de las mejores visitas del viaje (bobsleigh  aparte). Es una zona de tierra muy estrecha donde únicamente existe una carretera que la recorre, por lo que pudimos visitar la parte lituana durante el día sin problema.

Itsmo CurtlandiaItsmo de Curtlandia

11. Klaipeda – Castillo Trakai – Vilnius

Sin más que hacer en Klaipeda, nada más levantarnos pusimos rumbo a Trakai, para visitar el  castillo del que tanto habíamos oído hablar.

Trakai.jpgCastillo de Trakai

A veces cuando llevas muchas expectativas sobre algo te suele decepcionar, que es exactamente lo que nos pasó con este castillo. Pagamos 7 euros por entrar a una recreación, al más puro estilo Disney, del castillo que un día fue. Con acceso a muy pocas salas y un circuito cerrado, perfectamente señalizado, donde más parecía que estabas recorriendo Ikea que un castillo medieval. Alrededor del lago hay muchos puntos donde es posible alquilar pequeñas barcas, barcas a pedales, veleros, yates, etc, y poder dar una vuelta por el lago Galve . Así que para quitarnos el mal sabor de boca nos montamos en un patinete por el lago que se convirtió en lo mejor de la jornada.

12. Vilnius

Tras devolver el coche de alquiler y con la pena de nuestro último día de viaje, deambulamos por las calles de Vilnius haciendo tiempo hasta que saliera nuestro avión a las 20:40. Pensar en la cantidad de horas de viaje que nos quedaban de avión y autobús, nos hacía querer congelar el tiempo y no regresar nunca más.

AvionDespidiendo Lituania

Trazamos la ruta en base a las distancias y a las ciudades que creímos merecía la pena visitar. Si tuviésemos que volver con lo que sabemos ahora, no lo hubiésemos organizado igual. Sigulda nos sorprendió, habríamos alargado el viaje allí un par de días más para hacer alguna caminata en la montaña, deportes de aventura y disfrutar de la naturaleza y los paisajes que tiene que ofrecer. Klaipeda nos decepcionó enormemente, gastar un día en ella es inútil y Palanga se podría haber visitado de pasada, sin hacer noche.

El problema que encontramos fueron las distancias tan enormes que separan todas las ciudades por carreteras nacionales. Únicamente existe autopista entre Klaipeda y Vilnius, las demás carreteras discurren en llanuras inmensas donde la velocidad está limitada a 90. Conducir en los países bálticos llega a ser desesperante por aburrimiento, así como un tanto peligroso. Los lituanos, acostumbrados a los adelantamientos temerarios casi te obligan a lanzarte al arcén para dejarlos pasar.

Más aventuras LUtuanas en breve

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CommentLuv badge

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Translate »