Alquiler de coche Green Motion

Rate this post

Alquilamos el coche a través de Ryanair en el momento de reservar el vuelo. Escogimos la compañía Green Motion, no sabemos muy bien por qué, ya que sólo había 40 euros de diferencia respecto a Sixt, la siguiente más barata. Supongo que nos pudo la avaricia. En ese momento no fuimos conscientes de lo mucho que nos arrepentiríamos después.

Mientras realizabamos la reserva, el sistema nos dio a escoger dos ubicaciones para recoger nuestro coche: el aeropuerto o la estación de tren de Vilnius. Escogimos la estación suponiendo que allí habría una oficina física, ya que en ningún sitio se especificaba lo contrario. Concertamos la recogida para las 13.00 horas e hicimos el pago tanto del avión como del coche, por lo que nuestro alquiler ya estaba pagado.

El día previsto, quince minutos antes de la hora, nos presentamos en la estación de tren para buscar la oficina con tiempo. Los minutos pasaban y no dábamos con ella. Tras preguntar a varios trabajadores de la estación, a la farmacéutica del barrio y a varios transeuntes, empezamos a sospechar que la dirección estaba mal, habíamos dado varias vueltas a la calle viendo y se nos echaba el tiempo encima.


Después de media hora buscando no encontramos la empresa y nadie se había puesto en contacto con nosotras, ni por email ni por teléfono. En ese momento nos decidimos a buscar un número de contacto. Primera llamada y una voz en lituano nos explica que el teléfono marcado no existe, o eso creímos entender. Volvemos a buscar su número en Internet y acabamos llamando a una compañía que nada tiene que ver con ellos por error (con el gasto que esto supone). Enviamos un email a la dirección de contacto de la reserva, pero no responden. Volvemos a intentarlo en el primer número de teléfono, comunica. Encontramos otro número de contacto de la compañía en su supuesta sede física de la estación de tren, el teléfono no existe. El coche ya esta pagado y nadie nos contacta, los teléfonos proporcionados no funcionan y mi me empieza a subir la mala hostia porque después de 45 min me parece ya una tomadura de pelo.


Último intento, me cogen la llamada en el primer número, donde me explican que tenía que haber sido yo la que me tendría que haber puesto en contacto con ellos con antelación, tal como indican las normas (normas no reflejadas en ninguno de nuestros emails informativos que Ryanair nos envió. La compañía nunca nos contactó directamente).

Acordamos esperar a la puerta de la estación y en 15 min llegará una persona a recogernos, le digo que apunte mi número en caso de no encontrarnos. Tras media hora de frío a la puerta de la estación de tren, nadie aparece, nadie llama, mi mala hostia pasa el límite, llevamos hora y media de retraso.

Vuelvo a llamar muy cabreada, me coge el teléfono el chico de antes y me dice que su compañero ya está allí, esperando en un lugar que no es el acordado. Cuando llegamos, vemos que el coche de alquiler que nos trae tiene la luna rota y que eso no aparece en los papeles que debemos firmar. El chico, nos cuenta las condiciones, nos pide los datos y nos dice que revisemos bien el coche, le digo que apunte lo del cristal y me dice que no me preocupe que este coche tiene muchos abollones pequeños y está muy rayado y que por uno más no pasa nada, insisto y lo apunta.

Seguimos heladas de frío tras una hora a la intemperie, aún no hemos terminado con el papeleo. En ese momento llega el chico que me cogió el teléfono, preguntando de muy malos modos si está todo bien. Hay que recordar que mi última llamada diciendo que llevabamos 30 min esperando por alguien no fue del todo agradable. Exploto y le digo que no me parece normal que llevemos una hora y media de retraso por anunciar una oficina que no tienen y de la que nadie nos había avisado. Le digo que si recojo el coche hora y media después lo voy devolver hora y media más tarde también. El chico me contesta que eso es culpa mía y que además debería haber enviado un email para concertar la cita, que ellos me enviaron un aviso y que si no lo leí o no lo quise hacer es problema mio. Ese email nunca llegó a mi correo.

Llega el momento de pagar el conductor adicional, se paga con tarjeta de débito sin problema. Después debíamos dejar el depósito con tarjeta de crédito, tarjeta que nunca usamos y de la que no nos acordamos del pin,  pero que sí teníamos apuntado en una libreta dentro de la maleta en el hotel. Intentamos meterlo dos veces y nada, le digo al chico (esta vez de buenos modos) que si pueden esperar diez minutos que es el tiempo justo de ir y venir al hotel para buscar el pin y poder realizar el pago. Me responde con todo su asco que no dispone de ese tiempo y que vayamos al aeropuerto a recoger el coche cuando hayamos encontrado el pin. En ese momento ya llevamos 2h de retraso y a la intemperie bajo el frío, exploto y me cago en todo lo cagable. Le digo que es un impresentable y que no tienen ninguna decencia. Me sale mi vena de poligonera  irreverente y me vuelvo una chunga de barrio.

Tras mi ataque de mala hostia see van y nos dejan allí tiradas, diciendo que tenemos hasta las 17:00 para recoger el coche en el aeropuerto. Coche que ya está pagado, con los papeles firmados y oficina que abre de 9:00 a 24:00 horas todos los días, no entendemos lo del límite de tiempo. Nadie nos garantiza que de camino al aeropuerto golpeen el coche y aparezca un abollón nuevo que no esté especificado en el contrato ya firmado.

Con todo mi odio nos vamos al hotel a por las maletas y el pin de la tarjeta y cogemos un taxi al aeropuerto. Tras realizar una compra para verificar que el pin de la tarjeta funciona, llegamos a las únicas oficinas de Green Motion en Vilnius ubicadas en el aeropuerto. El chico que nos recibe ya sabe quienes somos y con su mejor cara de asco y sin decir hola nos suelta: ¿sois las chicas del pin de la tarjeta no? y saca el datáfono para proceder al pago del depósito. Metemos el pin (pin correcto) y aparece como denegado, no entendemos nada y el chico del mostrador no ayuda. Con todo su asco nos dice que está denegado y que esa tarjeta no funciona, o le pagamos el depósito o nos quedamos sin el coche. Duda de si tenemos esa cantidad de dinero en el banco, vete tu a llamar pobre a una asturiana, ¡¡¡será por perres!!!!! ¡¡¡cago en mi mantuuuuuu!!!! Furia a mi lado es un santo. Se nos ilumina el cerebro y deducimos que la tarjeta de crédito que tenemos no tiene el límite suficiente para realizar el depósito (600 euros). Tenemos la buena suerte que con la hora de diferencia todavía llegamos a tiempo de encontrar a alguien en nuestra oficina bancaria, llamamos aumentamos el límite de la tarjeta, pagamos y sale aceptado.

El chico con todo su asco nos tira la documentación y las llaves del coche encima del mostrador y nos dice que lo vayamos a buscar a un parking anexo al aeropuerto. ¿Hacia dónde está aparcado? respuesta con asco: no se, lo buscáis que no es tan grande. En ese momento hubiese podido fulminarlo con mi mirada. Le desee las siete plagas y sufrimiento, mucho sufrimiento y nos fuimos a buscar el coche.

Encontramos el coche con cierta dificultad y continuamos nuestro viaje por carretera. Tuvimos suerte al no tener ningún percance, ni ningún problema por el camino ya que el teléfono al que teníamos que llamar en caso de pinchar una rueda o de accidente, era el mismo de la oficina. Estoy segura de que si hubiésemos pinchado una rueda nos hubiesen dejado morir a la intemperie sin darnos solución.

Tras 9 días de vacaciones mi mala hostia había desaparecido y llegué a la oficina a entregar el coche con la mejor de mis sonrisas, que se me quitó al descubrir que el chico era el mismo de  la otra vez ( mira que es mala suerte). Él se acordaba de mi tanto como yo de él, así que nos puso su mejor cara de asco y nos dijo que dejásemos ahí las llaves y que una vez revisado el coche si no encontraban ningún desperfecto nos devolverían el depósito. ¿Qué haces ante esa situación? lo normal y que siempre se hace es que un trabajador revisa el coche delante de ti.  ¿Quién te asegura la integridad del vehículo desde que yo entrego las llaves hasta que lo revisan en un parking al aire libre? No quería discutir y dejar las cosas peor. Si les obligas a que te lo revisen, dado el grado de desperfecto del coche y que la mitad de sus taras no estaban apuntadas iban a sacarle punta a todo y al final íbamos a terminar pagando. Así que nos fuimos de allí sin que el chico se despidiera de nosotras y con la mala sensación de que nos iban a timar con el depósito, todavía seguimos pendientes para ver si al final nos descuentan el dinero o no.

Green Motion es la peor compañía con la que he alquilado un vehículo en toda mi vida. Leyendo críticas en TripAdvisor no es sólo su oficina en Vilnius, mucha gente se queja del trato de los empleados y de la poca seriedad de la empresa. Así que vosotros no cometáis nuestro mismo error, no hagáis nunca un alquiler con Green Motion y mucho menos en Vilnius.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CommentLuv badge

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Translate »