Somos las Lus, dos treintañeras dispuestas a “soñar el mundo”. Somos dos viajeras intrépidas, exigentes, entusiastas, divertidas y ante todo dos asturianas soñadoras. Dos locas con los pies en la Tierra y a la vez siempre por las nubes.

Hoy en día son much@s los que lo dejan su vida atrás y deciden recorrer un país tras otro con una mochila al hombro. Nuestra utopía también es dar la vuelta al mundo, pero sin dejar la vida a un lado, por eso nuestra filosofía se basa en viajar sin perder lo que nos ha costado tanto esfuerzo conseguir. Viajamos para aprender, para conocer, para descubrir, pero sin olvidar de donde venimos.

Aunque no debemos engañarnos que el tiempo y el dinero son los mayores obstáculos y no siempre se ponen de acuerdo. Esto no llevó tiempo atrás a sentir una cierta frustración por no conseguir nuestras metas. Fue así como decidimos compaginar nuestros viajes reales y subirnos en nuestra nube para conocer el mundo sin movernos del sofá, tan sólo a golpe de clik. Hoy en día internet está plagado de videos, información, fotografías, noticias… es muy fácil descubrir los secretos de cualquier lugar e ilusionarte por aprender más sobre ellos.

Os invitamos a nuestra nube, para acercaros cualquier parte del mundo a vuestras pantallas y que compartais esta pasión con nosotras.

PlatanenalleeLas Lus (Lumedi y Luvicu)

Luvicu

Ingeniera informática de profesión y soñadora de vocación. Me encantan los retos y aprender algo nuevo cada día. Viajar es mi pasión.

A base de sufrimiento a lo largo de los años conseguí entenderme a mí misma y por el camino me harté de escribir sobre mi otro yo, la otra Lu. Tanto la perfilé y tanto la desee que terminó convirtiéndose en realidad y encontré mi alma gemela en el preciso momento en que conseguí comprenderme.

Antes mi objetivo era conquistar el 🌎, ahora me conformo con sobrevivir a base de imaginación.

Lumedi 

Vivo con el corazón dividido entre la imagen y el sonido ya que trabajo como realizadora y técnico de audio. El problema de los trabajos vocacionales es que no se sabe donde terminan y donde empieza el ocio, por lo que vivo en un bucle audiovisual permanente, algo que a veces odio y otras me encanta… es lo que tiene el amor. Mi otra gran pasión es la otra Lu que ocupa el resto de mi mente y lo que hace realmente que mi corazón palpite.

Desde pequeña construía en mi mente lugares en los que sabía que físicamente no podía estar, y así sigo, construyendo mi mundo particular con un poquito de creatividad.